Conectate con nosotros

Ixtapaluca

JUSTICIA: Leticia y Ximena fueron asesinadas juntas

| Publicado

el

IXTAPALUCA (29 MAYO 2020).-  Leticia de 43 años  de edad y Ximena Danae de 13, son las mujeres que el pasado 21 de enero del presente año fueron localizadas sin vida y envuelta en cobijas, abandonadas en lugares diferentes a unos 20 kilómetros de distancia en la zona de los volcanes en el Estado de México

Leticia quien fuera Subagente de la Policía Federal, a sus 43 años de edad era madre soltera de dos pequeñas hijas a quien les enseñaba el amor por su país y por la vida, y que además era sumamente dedicada a su trabajo.

Ximena Dánae una pequeña de 13 años, era una niña con toda una vida por delante, siempre sonriente, amante del baile y con el sueño de que algún día sería doctora, también era una chica con responsabilidad social a quien le gustaba organizarse para regalar ropa o comida a personas de escasos recursos, y ahora su vida quedo frustrada luego de que su agresor la dejara abandonada en calles del municipio de Ixtapaluca envuelta en cobijas de su hermana.

Su madre fue localizada sin vida dentro de un canal de aguas negras ubicado en la comunidad de San Antonio Tlaltecahuacán perteneciente al municipio de Tlalmanalco a quien también su agresor envolvió con cobijas.

Ana Paola no solo perdió a su madre sino a su única hermana, y quien lleva más de 4 meses buscando una respuesta de quien fue el responsable de arrebatarle a las dos personas que más amaba en el mundo.

Leticia y Ximena vivían en una casa en el municipio de Ixtapaluca, mientras que su otra hija Paola vivía con sus abuelos maternos en una comunidad del Estado de Morelos.

Por versión de Paola, esta señaló que a diario mantenía comunicación con su madre, pero de pronto no le contestaba las llamadas ni los mensajes lo que la mantuvo preocupada, sin embargo, al pasar las horas y sin saber nada de su madre y hermana decide empezar a buscarlas.

Preguntando con amigos de su madre, le señalaron que esta no había acudido a trabajar ni sabían nada de su hermana, pidiendo de favor que acudieran a su domicilio donde nadie contesto al llamado.

Fue entonces que Paola y su familia deciden denunciar la desaparición de su madre y hermana y mediante redes sociales también se hace una amplia difusión que termino días después con una llamada donde les referían que en el Semefo se encontraban dos cuerpos con las características que buscaban, lamentablemente eran ellas.

La mañana del pasado 21 de enero, sus cadáveres aparecieron en puntos distintos de la zona de los volcanes, pero con las mismas similitudes fueron degolladas y envueltas en cobijas de su propia casa, fueron clave para identificarla por los estampados.

Aunque hasta el momento se tiene vigente una línea de investigación, nada se sabe del probable responsable, señalando Ana Paola que no claudicará hasta obtener respuestas y el responsable pague por lo que hizo.

Haga clic para comentar

Facebook

TENDENCIAS