Conectate con nosotros

ECATEPEC (1 noviembre 2018).- El cuarto que rentaban en una azotea de la Calle Playa Tijuana se convirtió en la guarida perfecta para la pareja de feminicidas de Ecatepec pues les permitía acabar con sus víctimas y descuartizarlas a su antojo lejos de la mirada de sus vecinos de la Colonia Jardines de Morelos Sección Playas.

INFOPOLITANO obtuvo imágenes de la vivienda donde el llamado Monstruo de Ecatepec o Juan El Descuartizador, Juan Carlos Hernández, su esposa Patricia y sus tres hijos residieron por lo menos el último año, un caso que ha conmocionado a todo el país.

Se trata de una habitación que servía de sala y dormitorio así como un pequeño baño, todo con paredes rústicas, sin acabados y con techumbre de lámina metálica, en cuyo frente se ubicaba la zona de lavaderos, un área común para los inquilinos

Según fuentes policiacas, prácticamente nadie subía a la azotea y ellos tenían mucha privacidad; la regadera del baño era el lugar donde desangraban a las víctimas; en una de las esquinas del cuarto – las autoridades hallaron un altar a la Muerte con frascos que contenían dos corazones de las víctimas como una ofrenda sobre un ropero mediano.

Los peritos también encontraron un cráneo junto al altar, que en un principio creyeron no era real y resultó de una de las víctimas; el cuarto tenía un sillón con ropa revuelta y accesorios infantiles como una andadera, un portabebé y un carrito de plástico.

En un refrigerador pequeño, que Juan resguardaba con candado para que sus hijos no lo abrieran, los policías encontraron un torso. Llamó la atención que en el techo hubiera varias tiras para atrapar las moscas, que al parecer abundaban.

Para deshacerse de los restos de sus víctimas, la pareja fue cuidadosa al “empaquetarlas”, pues utilizaban hasta tres bolsas negras y por último una bolsa de croquetas para mascotas, que luego encintaban para evitar que se abrieran y arrojarlas en predios baldíos.

Sigue leyendo
Haga clic para comentar
Creaciones Tanalli

Facebook

TENDENCIAS