Conectate con nosotros

Por Guadalupe I. Ortiz Ramírez
CHIMALHUACÁN.- Guadalupe fue apuñalada presuntamente por su pareja sentimental en noviembre de 2019 -antes del surgimiento del coronavirus- pero el Ministerio Público asegura que por la pandemia no han podido avanzar en las investigaciones y detener al principal sospechoso.

Guadalupe Crespo Martínez, de 57 años, vivía con sus hijas en la Colonia Xaltipac, y desde 2016, sostenía una relación con un hombre que los vecinos catalogan como agresivo, briago y violento, razón por la que no vivían juntos.

La madrugada del 23 de noviembre, su familia encontró a Lupe –como le decían – tirada en un charco de sangre dentro de su propia casa, presentaba signos de violencia física y sexual.

“Eran las 4:15 de la mañana, pasamos a dejar mercancía y nos percatamos que no tenía el cerrojo la puerta y las luces estaban encendidas”, describió su prima Carmen. “Ocho días antes, (el sospechoso) vino a tocar temprano, Lupe estaba enferma y le decía a su hija que le dijera que no iba a salir y él quería meterse a fuerzas, lo corrimos y nos amenazó ‘Vas a ver cómo le va a ir a Lupe y a sus hijas’”.

Aparentemente, la mujer convivió con ese sujeto para festejar el cumpleaños de éste, pues no recibía visitas y las cerraduras estaban intactas, lo mismo que los objetos de valor dentro del cuarto de cuatro por cuatro metros y techumbre de lámina.

A más de cuatro meses del feminicidio, en la Fiscalía de Feminicidios de Tlalnepantla no hay avances pese a que los deudos han acudido varias veces, sacrificando su jornada como comerciantes para que les digan que regresen otro día.

“No sabemos nada ni se ha hecho nada, sigue asegurada la habitación, se llevaron todas las pruebas que había, el arma blanca, y no sabemos nada de las pruebas, en el MP nos dicen que ahorita con lo del coronavirus no pueden hacer mucho”, lamenta Carmen.

Los familiares detallaron que en la primera entrevista con el MP, a principios de año, la encargada de la investigación ni siquiera había leído el caso y desconocía que el principal sospechoso ya había rendido su declaración con detalles del feminicidio que ellos, como principales testigos, desconocían.

“No sabíamos de la cuchillada que tenía en el cuello y el presunto (responsable) sí sabía, en su declaración dice que un vendedor de jugos le dijo que tenía una cuchillada en el cuello, pero ni nosotros que vimos el cuerpo supimos de esa cuchillada ¿cómo lo sabía él?”, sospechó la familiar.

Al respecto, la Fiscalía de Justicia mexiquense señaló que ha atendido las inquietudes de los familiares y que analizan la información en contra del sospechoso.

“Queremos justicia, ellos (autoridades) tienen todo en sus manos, y estamos señalando al presunto, si ella hubiera terminado en la calle no hubiera habido a quien echarle la culpa, nadie entraba aquí (…) que no quede esto impune por no tener dinero porque ella no tenía dinero, nosotros no tenemos dinero y nada más a los que les hacen justicia es a la gente conocida, que es pública”, reiteró Carmen.

“(El agresor) da su versión de que él no sabía nada, que se enteró por un señor que vende jugos, que tenía un cuchillazo en el cuello y cómo la mataron, pero ni nosotros que estuvimos ni sabíamos, porque cerramos las puertas, a los policías no los dejamos que tomaran fotografías, entonces, ¿cómo supo cómo la mataron?”.

Haga clic para comentar

TENDENCIAS