Conectate con nosotros

NEZAHUALCÓYOTL (15 ENERO 2022). – Tras casi 5 años del feminicidio de Diana en Chimalhuacán, Jesús Alejandro Montes Moreno fue sentenciado a más de 93 años de prisión, pero los deudos están inconformes y buscan que su cómplice también sea procesado.

Ayer, durante una audiencia en los Juzgados de Control y Juicios Orales de Nezahualcóyotl, un juez fijó además, más de un millón de pesos como reparación por el feminicidio de Diana Velázquez Florencio, ocurrido el 2 de julio de 2017.

No ha sido un camino fácil para Lidia y Laura, madre y hermana de la víctima, quienes desde el inicio padecieron las omisiones de la Fiscalía mexiquense, pues Diana fue registrada como hombre en el mismo MP que inició su reporte de desaparición.

“Fue con mucho esfuerzo de todos que al Estado le arrancamos un pedacito de justicia, un pedacito de todo lo que le deben a Diana, todavía falta mucho para que le podamos llamar justicia a todo el daño causado a su cuerpo, a su vida, a su integridad, al dejarla tirada como si se tratara de algo que no valiera nada”, dijo Lidia entre lágrimas.

La madre de Diana aseguró que buscará que se procese al cómplice de Jesús Alejandro, quien le habría ayudado a asesinarla y deshacerse del cuerpo en las inmediaciones de la plaza comercial Chimalhuacán, en la Colonia Guadalupe.

Según las investigaciones de la Fiscalía, Jesús Alejandro se llevó dos teléfonos celulares de la víctima y se los regaló a su pareja Lizeth, quien llamó a su papá y a una tía el mismo día de los hechos, llamadas con las que se logró ubicarlo.

DIANA ESTABA EMBARAZADA Y FUE UNA AGRAVANTE PARA LA SENTENCIA

En la audiencia, la madre y la hermana de Diana aseguraron ante el Juez que no sólo asesinaron a Diana, sino a toda su familia.

La joven de entonces 24 años, estaba embarazada al momento de su muerte y cómo los agresores usaron un mototaxi para tirar su cuerpo, ambas situaciones -gestación y delito cometido en transporte público-, son consideradas como agravantes para una pena máxima, según el Código Penal del Estado de México.

Debido a que hasta la sala 5 donde se realizó la audiencia se escuchaban las consignas de las colectivas feministas, en dos ocasiones el Juez mandó a cerrar las puertas antes de citar a la audiencia del cumplimiento de sentencia el próximo 28 de enero.

«No es felicidad porque Diana no regresa, mi hija ya no vuelve, a mi hija le arrebataron todo, todos sus sueños que tenía, todo su bebé que tenía, su bebé que algún día platicamos cómo lo íbamos a llamar”, dijo la madre de Diana quien ahora además busca orientar a otras madres de victimas de feminicidio en el largo y sinuoso trayecto que significa encontrar justicia para sus seres queridos.

Haga clic para comentar

TENDENCIAS